Risotto primavera sound

Es pura música, es primaveral, me ha electrizado y ha sido un festival!  Y todo eso sin salir de casa. Gracias risotto por haberte dejado caer por aquí, con Martini incluido has hecho pasar un buen rato a la cocinera, o sea, a moi. He podido escuchar los cantos de alabanza, los sonidos de los tenedores, el silencio de las miradas de aprobación y los aplausos finales de la actuación.

IMG_7497Ingredientes (para 2 ó 3 personas)

  • 180 gr de arroz arborio
  • 1 litro y 1/4 de agua
  • 1 pastilla de caldo de verduras
  • 1 cebolla grande  picada pequeñito
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 150 ml de Martini blanco
  • 1 manojo de espárragos verdes
  • 1 puñadito de guisantes frescos o congelados, pero de los buenos
  • 1 cucharada colmada de mantequilla
  • 4 cucharadas de queso parmesano recién rallado
  • 5 hojas de menta fresca, picadas a cuchillo

Lavamos los espárragos y les quitamos la parte más leñosa, tronchándolos, que es la manera más sencilla de saber lo que nos sirve o no del mencionado liliáceo, si pinchas aquí, verás a qué familia pertenece.

Troceamos los espárragos en cachitos de 1 cm, reservamos las yemas.

Picamos la cebolla.

Ponemos a calentar el agua, cuando comience a hervir añadimos la pastilla de caldo desmenuzada. Aflojamos el fuego y añadimos los trocitos de espárragos, que se vayan cociendo. No nos interesa que se evapore demasiada agua. Lo mantenemos caliente, que en breve lo vamos a necesitar.

En la cazuela donde vayamos a hacer el risotto, calentamos ligeramente el aceite e incorporamos la cebolla, con el fuego suave la pochamos, que se ablande y quede algo transparente.

Echamos el arroz a la cazuela, subimos un poco el fuego, removemos unas cuantas veces, tenemos que evitar que la cebolla se queme.

Vertemos el Martini por encima del arroz, dejamos que se evapore por completo, hasta que no esté sin rastro del líquido nos estamos quietecitos, como máximo removemos un poco con la cuchara de madera.

Con un cucharón comenzamos a echar poco a poco caldo de verduras (que tendremos caliente) sobre el arroz cubriéndolo, removemos constantemente y sólo cuando el caldo esté casi consumido, añadimos el siguiente cucharón, y con el fuego medio-fuerte. Intentamos que no caigan aún los trocitos de espárrago que flotan en el caldo. Y así hasta que el arroz no esté duro, pero no pasado. Con el último cucharón de caldo incorporamos ya los trozos de espárragos y los guisantes.

Y a partir de ahora no nos columpiamos ni un momento, que no queremos que se nos pase el arroz!

En el poco caldo que irá quedando en el cazo, damos un ligero hervor (1 min.) a las yemas que teníamos reservadas al principio y retiramos del fuego. Las escurrimos y reservamos.

Mientras, picamos a cuchillo la menta. No nos pasaremos echando montones! se trata de perfumar ligeramente el arroz.

Añadimos la mantequilla al arroz, rallamos el queso parmesano por encima, removemos que se mezcle todo y coja textura cremosita. Ponemos las yemas de espárrago sobre el arroz y esparcimos la menta por encima de todo.  Listo y a la mesa sin tardar.

IMG_7498Si queréis ver la receta en un paso a paso más detallado está en mi Cookbooth, pinchando AQUÍ !

11 pensamientos en “Risotto primavera sound

  1. Yo hice una vez un risotto con martini (Jamie Oliver mediante) y salió una catástrofe de dimensiones… interesantes. Yo creo que en vez de Martini, lo que tenía por la despensa era MariTrini del Lidl o algo así, y salió con un sabor a aguardiente rasposo a pie de puerto, que daba para atrás. Voy a tener que redimirme y reintentarlo… porque está claro que salir, sale 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Mwuhahahaw! que levante la mano quien no haya tenido un desastrito con los alcoholes del Lidl!… excepto el vinillo blanco de nombre Pati, que no está mal para cocinar o para beber con unos 200 cubitos de hielo. Pero el MariTrini, nah! Porfi, pruebalo con el Martini bianco seco, y sobre todo todo, deja que se evapore hasta la exasperación, que es la manera superperfecta, y el resto te preparas unos buenos martinis a lo Dorothy Parker, procurando no pasar de tres, para no acabar en ese momento debajo de… el vikingo?, por poner un ejemplo 😉

      Me gusta

  2. Hola bella.

    Cuando yo era joven e iba a la discoteca (esto debe de sonar como cuando mi madre me cuenta que iba a los guateques) la bebida de moda era el Martini con lima. Ya entonces me di cuenta de que el líquido amarillo que llamaban lima me parecía más apto como limpiahogar que como bebida y me empecé a dar al martini blanco solo, bueno con hielo. Es de las bebidas de juventud de las que no he renegado (a diferencia del calimocho que tengo como parte de mi historia de la vergüenza) y lo sigo tomando de vez en cuando.
    El risotto siempre me llama. Un arrocito meloso y sabroso con verduritas y queso es de lo más apetecible. Pero sabes mi problema? No soporto la mantequilla. Para las bollerías y las masas y las galletas sí, pero en el arroz, en la pasta… me mata. Así que aquí va mi pregunta? Cree que la melosidad del asunto se vería muy comprometida si me salto el paso de la mantequilla? Con un poco de queso extra lo podría arreglar?
    Lo de cocinar tomándose un traguete en el proceso es solo superable si se cocina mano a mano con alguien y se comparte el trago. Y se canta un poco con música de fondo.
    Algún día hay que hacerlo. 😉

    Le gusta a 2 personas

    • Jopeti! Martini con lima, debía formar parte de la técnica de la introducción a la adicción del martini. Yo he pasado por todas las fases de martinitis… ahora voy por el rosso con rodaja de naranja. Lo admito, voy a la baja.
      En cuanto al asunto mantequilla… no creo que el extra de queso solucione el punto de untuosidad que da la mantequilla, tal vez un chorrito de aceite de oliva suave ayude, pero la verdad es que son grasas de origen diferente. El próximo risotto (que lo tengo en el congelador a medio hacer, probando la técnica de las arrocerías) sustituiré la mantequilla por aceite, a ver qué pasa y te cuento ( y lo de congelar el arroz del risotto a medio hacer… también, que tengo muchas esperanzas de tener la posibilidad de tener en 10 minutos un italiano en la mesa!)
      Y volviendo al Martini, que momentos gloriosos da, especialmente porque te pone a percibir lo que te rodea con un halo superchicglamourosointeligentementeingenioso!! 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s