Tortitas de allí hechas aquí

Los americanos son gente que no se enredan, van a lo práctico. Imaginemos un desayuno en la cocina de una familia de New York o de una granja de Oregon. Noah, batidora en mano haciendo la mezcla para las tortitas -porque es un señor divorciado- vive en Greenwich Village, hoy tiene a sus hijos Whitney, Martin, Trevor y Stacey  todo el fin de semana. Se han levantado hambrientos, luego irán a Central Park  a conocer a Alison, la nueva amiga de papi…o sea, tortitas para afrontar el encuentro de buen humor!

Mientras, en una granja cercana al Watson Creek, condado de Lake, Oregon, Milly Jane también batidora en mano prepara tropecientas tortitas para sus hermanos Adam, Benjamin, Gideon, Caleb, Ephraim y Daniel, que se preparan para pasar el día ayudando a reparar la cerca del rancho de la Sra. Bixby… o sea, tortitas para aguantar a la Sra. Bixby!img_9470Y sin embargo… no hay que pensar en cuánto se esfuerzan en preparar el desayuno por la mañana ese padre de New York o esa hermana de Oregon, porque hacer tortitas está «chupao»! Y eso es lo que queremos demostrar con la siguiente fórmula:

Ha+Le+Lv+Ac+Az+Hu=TORTITAS

Ingredientes

  • 200 gr de Harina de repostería
  • 200 ml de Leche (semi o desnatada o entera, da igual)
  • 1 sobrecito de Levadura (polvo de hornear) Royal
  • 1 cucharada de Aceite de oliva
  • 1 cucharada de Azúcar
  • 2 Huevos
  • media cucharadita de Sal
  • mantequilla para engrasar la sartén

img_1808En un cuenco amplio mezclamos la leche, el aceite y los huevos. Con un colador fino, tamizamos la harina junto con el azúcar, la levadura y la sal. Lo añadimos al cuenco y con las varillas eléctricas mezclamos bien hasta que quede una masa espesa pero fluida.

Dejamos que repose media hora a temperatura ambiente o en la nevera, es indiferente. Por cierto que esta masa aguanta perfectamente 1 día refrigerada, así que si la preparamos por la noche… tendremos tortitas rápidas por la mañana.

Calentamos una sartén engrasada con un poco de mantequilla. Vertemos una porción de masa, la cantidad la decidimos en función de lo grande que queramos la tortita! Al verterla la misma masa se desparrama en forma redonda.

El fuego ha de estar medio-bajo. Cuando veamos que se está solidificando (cogiendo cuerpo) con una espátula ancha le damos la vuelta y esperamos a que se dore por ese lado. Sacamos y a por la siguiente!

Podemos acompañarlas con el clásico sirope de arce, con el de fresa, con mermelada de lo que nos guste, con nata montada, con mantequilla, con jamón de York con… chocolate, por supuesto!

Para mí con sirope de arce, que mola ese toque canadiense, aunque mi primer contacto con las tortitas fue en la cafetería Manila en la calle Génova, cómo no! Un viernes al salir del cole junto a mi reducido grupo (pringadas empollonas) de amigas, le echamos valor y por primera vez entramos en una cafetería sin la supervisión de un adulto. Nos gastamos toda la paga en las más gloriosas tortitas con nata que jamás haya probado, regadas con Coca-cola cosecha del 73.

De ahí viene una severa adicción a las burbujas y a las tortitas de Manila.img_9471

6 pensamientos en “Tortitas de allí hechas aquí

  1. Jajajajjaa pues sí, seguramente has descrito a la perfección escenas de la vida cotidiana matutina made in USA. Con la familia con la que convivía, los findes de semana, el desayuno de tortitas era casi impepinable (solo sustituido en alguna ocasión por waffles).
    Pero, oye, los tuyos han quedado tan perfectos que parecen del IHOP!!
    🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Siempre que veo esas pelis americanas donde las señoras de casa hacen esos gigantescos desayunos que han pasado horas cocinando, pienso cuanto de eso tendrá que ver con la realidad. Yo he desayunado fuerte en oriente medio, pero no al punto de la mañana. Cuando te levantas te tomas un café y andando, y un par de horas después,cuando ya eres un ser humano medio completo, te arreas el desayuno de falafel, hummus, babbaganoush y ensalada de remolacha. Pero antes no.
    En cambio estos americanos, se levantan, se tiran dos horas en la cocina sin haber tomado nada (desmayo!) y se quedan pasmados porque los niños y el marido (siempre el mardio) solo ha mordisqueado una tortita y bebido leche de la caja y salen pitando!
    Mi no comprendo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Jo, te puedes creer que nunca he hecho tortitas, es para matarme y Fran me las lleva pidiendo años, pero… no, qué desastre! Estas tuyas se ven estupendas, yo para guantar a la señora de la cerca no, pero para otras señoras con las que lidio cada día me vendría de maravuilla 😀

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s