Arroz para estómagos fatigados «Ruski»

Para demostrar que hasta en los momentos de tripa malita es posible lucir palmito cocinero, elijo esta receta de la diosa de la cocina Carme Ruscalleda, ante la que no hay más remedio que quitarse el sombrero, el cráneo, la madre y la duramadre!  Tiene estrellas Michelin para dar y tomar, siete para ser exactos, y creo que todo el mundo la conoce sobradamente, pero por si hay algún despistadillo, pinchad aquí para conocer a esta mujer digna de admirar.

IMG_6471Comienza el  juego de:

ctc1200

Las chicas de Cooking The Chef, Aisha y April son en realidad las que este mes inspiran a un montón de bloggers y cocineras por libre retándonos a elaborar alguna receta de la «Ruski», la llamo así porque casi es como de la familia, su libro Cuinar per ser feliç lo tengo bien repasado y requeterepasado, todas las recetas salen bien, es de los pocos libros en los que no hay errores ni se obvia nada, cosa que se agradece.

El arroz para estómagos fatigados está totalmente instalado en el número uno de las preparaciones perfectas para cuando alguien está algo pochillo -pero con hambre- o apetece algo suave para comer. Yo la hago ya sin tener ni que consultar el libro… no os digo más!

He puesto las cantidades para una sola persona, el enfermito de turno o el capricho de uno mismo. Y recomiendo vivamente respetar los tiempos y las cantidades, así rozará la perfección. En 17 minutos lo tendremos listo para curar esos estómagos fatigados.

Ingredientes ( para 1 persona)

  • 400 gr de agua mineral
  • 30 gr de arroz bomba
  • 1 cebolla tierna pequeña
  • 1 diente de ajo
  • 1 ramita de perejil
  • 50 gr de verdura a elegir (judía verde, espinaca, zanahoria, alcachofa, acelga…)
  • 100 gr de pescado limpio, sin espinas y a elegir (merluza, rape, lluerna, escórpora)
  • un hilillo de aceite de oliva virgen extra
  • sal

IMG_6463Lavamos y cortamos en juliana la verdura que hayamos elegido (en mi caso he puesto judía verde y zanahoria). Reservamos.

Limpiamos y quitamos las espinas del pescado que hayamos elegido (he puesto lomo de merluza). Lo troceamos. Reservamos.

En un cazo ponemos el agua a calentar. Cuando arranque a hervir echamos el diente de ajo pelado, el hilillo de aceite, la cebolla en trozos, el perejil y el arroz. Dejamos que hierva 8 minutos a fuego medio.

Añadimos la verdura elegida y dejamos que cueza 3 minutos. Echamos un pellizco de sal.

Incorporamos el pescado en trozos no excesivamente grandes y dejamos que cueza 4 minutos. Apartamos del fuego. Lo probamos y rectificamos de sal si es necesario.

Dejamos que repose 2 minutos y se lo llevamos al «enfermito o caprichoso» que se lo comerá con sumo gusto!

En el caso de multiplicarse los estómagos fatigados, doblamos las cantidades y listo. Eso sí, sin variar los tiempos de cocción!

Y aunque no haya tripas chungas… es para hacerlo por puro gusto.

36 pensamientos en “Arroz para estómagos fatigados «Ruski»

  1. Yo soy de esas, ya puedo estar retorciéndome que tengo que comer, siempre tengo hambre, mi madre me dice que el día que no tenga hambre es que me muero directamente jejejeje…
    Este arroz me parece perfecto, para “pochillos” y no “pochillos” con esa verdurita y ese pescadito suave una delicia uummm…
    Besos
    Nieves

    Le gusta a 1 persona

  2. En mi casa es la única forma de que entre una sopa: cuando el vikingo se pone pocho. O cuando tiene que cuidarme porque me pongo pocha yo xD

    Es una buena alternativa al socorrido caldo de pollo que al tercer día de pochez, aburre hasta a las cucharas 🙂

    Le gusta a 1 persona

  3. Esto para mí es una sopa de fiesta. Y para malitos no, para muertos directamente porque esto es de resucitar al tercer minuto de habérsela comido. Me encantan estas sopitas, se las hace mucho mi padre de este estilo. Yo es que soy muy sopera. Mucho. Y hay poca sopa que a mí no me guste a cualquier hora o en cualquier situación. Probaré a respetar estos tiempos a ver el resultado.
    Y háblame de la romesco.

    Le gusta a 1 persona

    • Beatriz, de sopera a sopera te digo, los tiempos no hay que cambiarlos, en ello reside la bondad de esta sopa.
      Y el romesco… anatema el tomate frito! Puede que le de un color más vistoso, pero vale más un tomate asado que mil fritos!!!! Me estás motivando a publicar la receta en cuestión. 😉 🙂 🙂

      Me gusta

      • Mujer que puse de los dos… De hecho puse tres tomates asados y un poco de frito. Pero oiga que la receta me la ha dado una madrileña afincada en Barna y dice que es su familia política que son los polacos son los que dicen que su Romesco es maravillosa…. Igual nunca han visto como la prepara y se harían cruces con el tomate frito pero a mí me ha gustado. La próxima vez que haga los aso todos a ver si noto tanta diferencia. No me cuesta nada, si total ya asé tres. Pero gracias por el consejo! He aprendido más de romesco en una semana que en una vida entera poniéndome como el tenazas a calçots.

        Le gusta a 1 persona

      • Nah nah nah nah… más asado y nada frito, el colorcito rosa asalmonado aprueba el exámen de romesco polonais.
        -Y se abre el debate sobre las diferencias entre salsa para calçots y salsa romesco que acompaña generalmente pescados-
        La salsa para calçots es más dulce que la de romesco y no lleva vinagre, ademas es más fluida
        La salsa romesco si acompaña pescado, se usa el aceite de freír ese pescado… y es más textura terrosa.
        Y la polémica está siempre servida!
        Beatriz, ahí tienes tema tema.

        Me gusta

      • Jajaja, me uno a la conversación. La romesco (y la de calçots) sin tomate frito, escalivado (asado) es la clave.
        En cuanto a la diferencia entre calçots y romesco… Está complicada la cosa, es cierto que la de calçots es más líquida, pero no había caído en lo del vinagre. Ya podemos complicarlo más y añadir el xató a la comparativa, entonces ya nos volvemos locos…El de vilanova ni lleva tomate, sólo ñora!!!

        Le gusta a 1 persona

  4. Pues mira es muy de agradecer este arrocito para cuando estás un poco pocho. A todos nos pasa, que tenermos unos días del estómago “un poco sucio”, así que, me encanta esta propuesta, que como dices, no tiene porque ser tan solo de día pocho. A mi, p.e. la típica sopita de ajo con tomillo, que tb es para cuando estás enferma, me encanta muchas veces para cenar.
    Preciosas fotos y un arrocito muy pero que muy apetecible. Gracias por participar!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s